Modelos femeninos: reinas, santas y nobles

modelos-femeninos-reinas

Los modelos femeninos se representan con doble vertiente. Una de ellas se refiere a aquellas reinas y nobles, garantes del orden establecido; santas, mujeres fuertes y cultas, o destinatarias de visiones místicas, que siempre se mostraban dispuestas a someterse a la autoridad de la Iglesia. La otra se refiere a la maldad de la mujer: sibilas, brujas, endemoniadas…


Rouen, s. XVI

La Visitación, escena habitual que abre laudes en las Horas de la Virgen, es la escena empleada en el el Liber Horarum Rothomagensis. Se trata de la visita que la Virgen, embarazada de Cristo, hace en secreto a Hebrón, a su prima mayor, Isabel, embarazada de San Juan Bautista, el Precursor, para comprobar, con este embarazo milagroso, la verdad del mensaje del ángel anunciador.

 

 

La escena transcurre al aire libre, ante la casa de Isabel que a modo de castillo  se ha representado al fondo, y las dos mujeres se saludan a distancia, inclinándose.

 

Se presenta a Isabel de rodillas, gesto que se insinúa en la miniatura, subrayando así la primacía de María Madre de Cristo, aunque en realidad se está inclinando ante el Niño-Dios.

catalina-aragon

Juan de Flandes. Retrato de una infanta, posiblemente Catalina de Aragón (Madrid, Museo Thyssen)

h. 1495, óleo sobre tabla, 31 x 21 cm.

Juan de Flandes fue uno de los pintores de corte de Isabel la Católica. Se cree que procedía de la zona de Brujas, pero la verdad es que no se sabe nada de su vida antes de que llegase a la corte, algo que da un poco de rabia porque era un pintor magnífico. Este retrato que hizo de una de las hijas de Isabel la Católica es una verdadera delicia. La clave para saber quién es podría estar en el capullo de rosa que la niña sujeta entre los dedos.

Desde los tres años, Catalina estaba comprometida con el hijo de Enrique VII de Inglaterra, Arturo Tudor, y la rosa es uno de los emblemas de esta dinastía. Y la verdad sea dicha, la niña que está aquí representada parece estar más cerca de los once que de los catorce años.

Además, se sabe que Catalina era físicamente muy parecida a su madre, rubia tirando a pelirroja y con los ojos claros. Catalina y Arturo se casaron en 1501, cuando ella tenía quince años, pero cinco meses después los dos enfermaron de unas fiebres y solo sobrevivió ella.

La princesa había llegado a Inglaterra con una generosa dote (aunque los Reyes Católicos eran un poco morosos y de momento solo habían pagado la mitad) y el rey inglés no estaba dispuesto a prescindir de dinero, así que «secuestró» a Catalina hasta que su siguiente hijo, el futuro Enrique VIII, tuvo edad para casarse con ella. El resto de la historia, ya la sabemos.

Francia, s. XVI

El Descenso del Espíritu Santo es una de las miniaturas más logradas de este manuscrito. En ella el artista ubica en el centro de una construcción de planta centralizada, que se supone es el cenáculo, a la Virgen María, convertida en símbolo de la Iglesia. Le acompañan los doce apóstoles, con Matías que sustituye a Judas y cuatro personas más, cuya identificación resulta compleja.

 

Está realizada en grisalla, técnica que confiere valores escultóricos a los volúmenes representados. Junto a la delicada decoración marginal integrada por tallos vegetales y flores con libélulas y otros insectos que le conceden valores táctiles a la composición.

En el catolicismo el Tránsito de María (Dormición) es la glorificación del cuerpo de la Virgen María mediante la definitiva donación de la inmortalidad gloriosa sin pasar por la muerte. Es decir, al contrario que sucede en la muerte humana, la intervención divina de su Hijo hizo que cuerpo y alma glorificados no se separasen en espera del Juicio final y ascendieran un dios a los cielos.

 

 

En la ilustración del Evangeliario del Duque de Orleans-Angulema se presenta a la Virgen, plácidamente amortajada sobre su lecho, rodeada por el colegio apostólico, cuyos integrantes ejercen una función específica.

 

 

En la zona superior de la composición, asistimos a la ascensión y coronación de María, ayudada por cuatro seres celestiales.

El texto del Speculum Humanae Salvationis recoge dos pasajes en las que dos mujeres dan muerte a hombres sanguinarios.

 

Judith decapitando a Holofernes es un episodio que aparece en los libros deutocanónicos (posteriores al canon bíblico original) y un tema relativamente frecuente en el arte cristiano (ha sido representado en cientos de pinturas, esculturas y miniaturas medievales).

Judith, era una bella viuda judía de la que está prendado Holofernes, el general asirio que está a punto de destruir la ciudad de Betulia. Entra con él en su tienda y, aprovechándose de que ha quedado inconsciente por haber bebido en exceso, le decapita con su propia espada y huye llevándose la cabeza en una cesta, bolsa o alforja.

 

Jael clavándole una estaca en la cabeza a Sísara.

Jael aparece como la heroína que mata a Sísara para salvar a Israel de las tropas de Jabín, rey de Canaán clavándole una estaca en la cabeza con un mazo.

Esta es la parte de la Canción de Débora en la que se narra la muerte de Sísara: «Bendita sea entre las mujeres Jael, Mujer de Heber Ceneo; Sobre las mujeres bendita sea en la tienda. El pidió agua, y dióle ella leche; En tazón de nobles le presentó crema. Su mano tendió a la estaca, y su fiestra al mazo de trabajadores; Y golpeó a Sisara; hirió su cabeza, llagó y atravesó sus sienes. Cayó encorvado entre sus pies, quedó tendido: Entre sus pies cayó encorvado; Donde se encorvó, allí cayo muerto.»

Los expertos reconocen la Canción de Débora, basándose en evidencias lingüísticas, como una de las partes más antiguas de la Biblia. Se da la circunstancia adicional de que Débora es la única mujer juez que aparece en la Biblia.

La Divina Comedia de Dante (1491, Venecia, incunable)

divina-comedia-dante

Beatriz Portinari fue idealizada por Dante Alighieri en la Divina Comedia. Algunas fuentes mencionan que Dante la conoció cuando ella era una niña de nueve años y no volvió a verla hasta nueve años después. Existe otra versión en la que el poeta solo la habría visto una vez y ni siquiera habría hablado con ella.

El poeta nunca proporciona en sus escritos indicaciones precisas respecto a la identidad de este personaje, quien es sobre todo simbólico. Por otro lado, se ha intentado asignar en una labor de exégesis romántica, un apellido para esta dama. Intentando hacer de este Amor divino que une a Dante y a Beatriz uno comparable a los amores adolescentes.

 

Es la creación más importante de su autor y una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval (teocentrista) al renacentista (antropocentrista). Es considerada la obra maestra de la literatura italiana y una de las cumbres de la literatura universal.

 

Aún se conservan cientos de manuscritos de este imprescindible texto que tanto ha influido en autores posteriores.

La edición de Venecia 1491 de Pietro Piasi, con las glosas de Cristoforo Landino. El éxito editorial de la «Divina Comedia» (trece ediciones en diecinueve años, entre 1472 y 1491) alcanzó su apogeo con la monumental edición veneciana publicada por Pietro Piasi el 18 de noviembre de 1491. Es un gran folio (315 x 212 mm.), con grandes márgenes de página. Contienen el texto del poema «enmendado» por Pietro da Figino (un erudito dominicano del siglo XVI), y el comentario reciente de Cristoforo Landino (Florencia, 1481). El libro está enriquecido con 97 viñetas grabadas, tres grandes grabados en madera de página completa incluidos dentro de bordes decorados e iniciales muy finas. La naturaleza única de esta copia conservada en la Casa di Dante del incunable 1491 tiene que ver con que incluye notas escritas a mano y decoraciones realizadas posteriormente por un lector experto.

dante-divine-comedy-facsimile-facsimile-edition-05.
dante-divine-comedy-facsimile-facsimile-edition-07.

Genealogía de los Reyes (y las Reinas) de España, c. 1530

La Genealogía de los Reyes de España (Anacephaleosis), de Alfonso de Cartagena, describe la secuencia histórica de los linajes de los reyes de España acompañándolos con hechos importantes de su biografía.

Este códice del s. XVI es uno de los más bellamente iluminados manuscritos de la Biblioteca Nacional de España. Representa una de las piezas más bellas de la miniatura española del s. XVI, tanto por la calidad de la escritura como por la riqueza y abundancia de las ilustraciones. Constituyendo una de las más antiguas series iconográficas de los Reyes de España. Fue realizado para Isabel de Portugal, reina de España y emperatriz de Alemania, sobre la obra de Alfonso de Cartagena.

genealogía-reinas

CONTACTO

Si desea más información puede llamarnos al número de teléfono 923 800 274 o rellenando el siguiente formulario. Estaremos encantados de atenderle.

UNA EXPOSICIÓN DE