Sus modelos: Eva y María

sus-modelos-eva-maria

Durante toda la Edad Media, los modelos femeninos fueron Eva y María.

La mujer en general se asimilaba a Eva frente a María, mujer excepcional y Madre de Cristo. La popularización del culto a la Virgen a partir del siglo XII, supuso el inicio del camino de redención para la mujer terrenal, ya que al participar de la misma naturaleza que la madre del salvador existía la posibilidad de mejorar su situación. Ambos sujetos son empleados, ya en el Renacimiento, por Durero quien interpreta a ambos modelos en su Adán y Eva y en la serie dedicada la Vida de la Virgen.

adan-eva

Alberto Durero, Adán y Eva. Grabado, 1504, 25,2 x 19,4 cm.

Esta hermosa estampa nos muestra el feliz estadio de la humanidad, en el que la pareja original vivía en el Edén, el paraíso en la tierra. Su felicidad era perfecta, lo cual se traduce en cuerpos perfectos, según el ideal clásico de belleza. Durero había conocido este ideal en Italia, donde lo estudió y se constituyó en su tema preferido en su producción. Le interesaba sobremanera el canon, la proporción y la relación ideal entre el cuerpo humano y la naturaleza.

 

Una de las maneras que Durero encontró para expresar esta preocupación fue el tema bíblico de Adán y Eva. En estas figuras el artista traduce el ideal clásico de belleza masculina, Apolo, y el femenino, Venus, a las figuras cristianas de Adán y Eva. Esta transposición se justificaba en las teorías que pretendían adecuar la filosofía clásica al cristianismo, en una nueva espiritualidad que dio como fruto la «devotio moderna», un intento de racionalizar la religión.

No existe la menor duda sobre la importancia capital que la figura de María ejerce en la historia humana, no solo desde el punto de vista religioso sino también desde el punto de vista de la Historia del Arte.

Alberto Durero utilizó, para elaborar «Vida de la Virgen», no solo fuentes canónicas (los evangelios) sino también otras fuentes apócrifas para elaborar un relato lo más completo posible en torno a los 20 episodios clave en la trayectoria vital de la mujer más importante de la Historia.

Sus composiciones son únicas (casi todas en interiores o con grandes elementos arquitectónicos alrededor) difieren del resto de su obra así como de su delicado trazo, que a juicio de los especialistas convierten esta serie en la más hermosa de todas las series que realizó.

La obra fue realizada entre 1504 y 1511, el período de mayor talento creativo del artista, quien está considerado uno de los cinco mejores grabadores de la Historia del Arte.

CONTACTO

Si desea más información puede llamarnos al número de teléfono 923 800 274 o rellenando el siguiente formulario. Estaremos encantados de atenderle.

UNA EXPOSICIÓN DE